La bruja del Rock

Stephy

La bruja del Rock

En una cueva sombría y polvorienta, en medio de serpientes y arañas, vivía una vieja, muy vieja, muy, muy vieja mujer. Nadie osaba pronunciar su nombre, porque era una … Bruja!!

Una tarde de invierno, la luna brillaba en el cielo, redonda como una tarta de queso. La Bruja, un poco loca, se puso a cantar … Y a tocar las cacerolas con una cuchara! Ella soñaba … Ella soñaba que era una estrella. Si! Una estrella de rock and roll, mucho más guapa que cualquier hada! Entonces por la noche, se calzó los zuecos, y salió a la nieve camino del pueblo para robar bebés! Y de madrugada, antes del primer rayo de sol, los metió en su cama. Ver para creer! Todas las noches, durante meses, y años, ella les enseñaba a tocar el saxofón, el piano y el ukelele.

—No, no, no! La canción es en La menor —decía inquieta la Bruja—. Poned más atención u os convertiré en babosas!

Un día un productor de espectáculos llamó a la Bruja.

—Hola! —dijo el productor—. ¿Podría dar un concierto en nuestro lindo pueblo, que está en Ceravieja del Mar?

La Bruja no se hizo esperar! Sacó su aspiroreactor del garaje, subió a los niños encima con sus instrumentos y su equipaje, y se marcharon camino de Ceravieja del Mar.

El concierto fue genial y el éxito le llegó enseguida. Pero la Bruja estaba preocupada. ¿Cómo hacer para transportar todo el material en su viejo aspiroreactor? Claro! Por su puesto! Hay que cambiar de modelo! Londres, París, New York … Allá donde fueran, eran recibidos como los más grandes y alojados en los mejores palacios. Todo el mundo los quería ver! Entonces organizaron un concierto en la Luna. Si, si! En la Luna! Para todos los terrícolas! Más de un millón de espectadores estaban esperando! Invitaron a los padres de los niños que estarían en primera fila, pero … tenían un poco de miedo de subir en un cohete. No podían perder esa oportunidad así que subieron en esa máquina último modelo y despegaron hacia la Luna.


El concierto fue un éxito. Todavía se habla en Júpiter del concierto! Los saturninos y saturninas bailaban el Hula Hoop. Pero a la mañana del día siguiente, los niños encontraron a la Bruja tumbada en medio de las arañas y las serpientes. No se movía. Estaba muerta de cansancio.

—Aaah! No puedo más —gimió la Bruja—. No se que me pasa, hace más de trescientos años que no estaba tan cansada.

Entonces, por última vez, los niños tocaron para ella “El Rock de la Bruja”. De repente, como por milagro … La Bruja se levantó, cogió el micrófono y se puso a cantar más y más fuerte. De repente, todas las estrellas se iluminaron en el cielo y bailaron juntas acompañadas por el Sol. Había nacido una nueva estrella!

FIN


Más cuentos para leer