Cuentos infantiles cortos para dormir

Historias para pequeños dormilones y grandes soñadores, leyendas para grandes y dulces sueños. Cuentos para dormir y pasar buenas noches.

Para leer

Cuentos narrados antes de irse a dormir

Los cuentos breves con final feliz son ideales para dormir, tanto para bebes como para niños pequeños. Cuando se trata de narraciones contadas, que normalmente son leídas por los padres, los niños entran en un estado de tranquilidad que propicia el reposo durante el sueño. Normalmente el cerebro del pequeño entiende estos estímulos como agradables y se relaja completamente.

Conviene señalar que con los cuentos narrados, sobre todo con los cuentos para dormir, incluso con los más cortos, niños y niñas a menudo se quedan dormidos antes de que acabe el cuento. Crean su propio mundo de fantasía añadiendo elementos inventados con los que consiguen crear sus propias historias mientras se dejan llevar hacia el mundo de los sueños.

Una característica típica, de los cuentos infantiles cortos para dormir, es la participación activa del niño en el relato de la historia. Por ejemplo, las palabras o frases inacabadas durante el relato invita a los peques a acabar la historia, involucrando al niño en la historia todavía más. Naturalmente, la participación en el cuento debe ajustarse en función de las capacidades de cada niño.

Resulta interesante el efecto que provocan los cuentos narrados en los niños. Por ejemplo, reglas que tardan meses en aprender, pueden ser asimiladas gracias a los relatos antes de irse dormir, a veces en una sola noche. El aprendizaje, las experiencias y los sentimientos de los pequeños cuando escuchan una historia, se complementan con ese elemento fundamental que es el cariño de las personas cercanas. Se sienten a gusto y encuentran en las palabras y expresiones una seguridad física y emocional.

Un elemento importante es que el niño tenga la oportunidad de elegir la historia o cuento que quiere escuchar en el momento de irse a dormir.